Si funciona, cámbialo.

Este es el título de la conferencia que el miércoles pasado presenté y moderar a cargo de Franc Ponti en la sede de los Enginyers Industrials de Catalunya.

El título es significativo y supone, de hecho, un cuestionamiento continuo de las situaciones empresariales.

En mi introducción expuse lo que opino debe ser uno de los paradigmas que deben producirse en una empresa que quiere innovar y es que la innovación se convierta en un valor de la empresa. Esto es aplicable también a cualquier institución, grupo, o persona.

En su exposición Franc Ponti dijo muchas cosas, pero destacaría las siguientes:

• La creatividad es pensar. La innovación es actuar.

• La excusa para no innovar es que “no hay tiempo”, que el día a día no nos lo permite. Pero esto nos puede llevar a que la competencia nos saque fuera.

• Debemos buscar fuentes de innovación no sólo dentro de la empresa sino fuera: en los clientes, en los proveedores,…

• La “innovación abierta” es un concepto a incorporar en los procesos de innovación.

• La innovación no tiene por qué ser tecnológica.

• Utilizamos equipos multidisciplinarios.

• Buscamos la provocación tal como la describe Edward de Bono.

Desarrolla su pensamiento en lo que denomina las “7 estrategias para la innovación” que son:

1. Pensar Zen (Think Zen)

2. Pensar Po (Think Po)

3. Abrir la mente (Think Open)

4. Pensar con fluidez (Think Flow)

5. Emocionarse! (Get Emotional!)

6. Alegrar la mente (Think Happy)

7. Pensar entre todos (Think Team)

Habló de diversos autores algunos de los cuales ya he hecho referencia como Peter Drucker, Clayton Christensen, Gary Hammel, Daniel H. Pink.

De las diversas estrategias creo que la más interesante es la que hace referencia a las emociones, los productos innovadores han de emocionar. Las emociones crean unos vínculos mucho más fuertes que cualquier campaña de publicidad que podamos hacer. Por eso creo que en los equipos multidisciplinarios que se creen para desarrollar innovaciones debería haber personas que expusieran cómo se pueden introducir en los productos o servicios las emociones.

Las otras estrategias también incluyen elementos a considerar como el hecho de pensar de forma diferente, es evidente que si hacemos lo mismo que hacen los demás no innovar de forma radical, sino que lo que haremos es innovaciones incrementales.

La diversión se destaca como un elemento que influye en que el flujo de innovaciones y su disrupción sean más elevados. Cuando las personas se divierten su capacidad cerebral se ve aumentada, pues no se producen los inhibidores químicos que producen el freno de las transiciones en las conexiones neuronales.

Es sorprendente como cosas básicas que cualquier puede ver con los niños, como la diversión aumenta la creatividad y la capacidad de encontrar nuevas soluciones; en cambio estas actitudes no son desarrolladas en las empresas sino que se va en dirección contraria al generar miedo y aumentar el desencanto.

Hacen falta muchos cambios de paradigmas en las organizaciones para que éstas alcancen la innovación como un valor intrínseco.

Se puede ver la conferencia entera aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.