Jano, el líder innovador

El líder innovador debe ser una persona que tenga una mentalidad dual, debe ser una reencarnación del dios Jano.

La innovación en la empresa a menudo supone romper con paradigmas del pasado o con situaciones heredadas. Por eso es difícil encontrar en aquellas personas que llevan mucho tiempo dentro de la empresa una actitud de cuestionarse porqué se hacen las cosas de una determinada forma.

Creo que para que la innovación sea disruptiva es necesario que haya una visión “no contaminada”, y por eso considero que sería necesario que el liderazgo de los equipos de innovación fuese dual, es decir, que fueran dos personas que tuvieran antigüedades contrapuestas dentro del empresa.

Es evidente que las personas con experiencia de valor añadido, es decir, aquellos que tienen un conocimiento y un aprendizaje valioso del “know-how” de la empresa deben participar en los proyectos de innovación para aportar su experiencia en el desarrollo de la innovación; pero también es necesario que haya personas que desde su ignorancia hagan preguntas y se cuestionen las cosas que se dan por válidas.

La evolución de las tecnologías a menudo pone en cuestión las soluciones que se han desarrollado en el pasado, o permite dar solución a problemas conocidos que hasta la aparición de estas tecnologías no se habían podido solucionar.

Ahora bien una situación de bicefalia entre personas con estas diferencias puede generar conflictos si no se tienen en cuenta estas características, será necesario que quien se encuentre en esta situación realice un esfuerzo para consensuar con el otro como ejercerán sus funciones. Supone un ejercicio de respeto y valoración del otro que puede dar a aquellos que sepan dirigirlo una importante capacidad de liderazgo y una autoridad moral respecto al grupo que tendrá un gran valor para el futuro de la innovación en la empresa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.