Nuestro objetivo es garantizar que la próxima revolución en fabricación sea hecha en América

El pasado martes el presidente Obama en su Discurso sobre el Estado de la Nación planteó un objetivo de Política Industrial de una magnitud e importancia que merece ser destacado: “guarantee that the next revolution in manufacturing is Made in America”.

Esta frase es la conclusión de una parte de su discurso en la que también hizo referencia a una tecnología “emergente” de la que estos últimos meses he posteado de forma reiterada: la impresión 3D.

Las palabras del discurso de OBama que considero relevantes fueron: “There are things we can do, right now, to accelerate this trend. Last year, we created our first manufacturing innovation institute in Youngstown, Ohio. A once-shuttered warehouse is now a state-of-the art lab where new workers are mastering the 3D printing that has the potential to revolutionize the way we make almost everything. There’s no reason this can’t happen in other towns. So tonight, I’m announcing the launch of three more of these manufacturing hubs, where businesses will partner with the Departments of Defense and Energy to turn regions left behind by globalization into global centers of high-tech jobs. And I ask this Congress to help create a network of fifteen of these hubs and guarantee that the next revolution in manufacturing is Made in America.”

Este texto supone, en mi opinión, una declaración de intenciones sobre tecnologías de fabricación similar a la que en 1962 hizo el difunto presidente John F. Kennedy cuando declaró el objetivo de que el Hombre pisará la Luna: ” First, I believe that this nation should commit itself to achieving the goal, before this decade is out, of landing a man on the moon and returning him safely to the earth. No single space project in this period will be more impressive to mankind, or more important for the long-range exploration of space; and none will be so difficult or expensive to accomplish. We propose to accelerate the development of the appropriate lunar space craft. We propose to develop alternate liquid and solid fuel boosters, much larger than any now being developed, until certain which is superior. We propose additional funds for other engine development and for unmanned explorations–explorations which are particularly important for one purpose which this nation will never overlook: the survival of the man who first makes this daring flight. But in a very real sense, it will not be one man going to the moon–if we make this judgment affirmatively, it will be an entire nation. For all of us must work to put him there.

Una encomiable declaración que supone dotar a ese país de un objetivo estratégico de política industrial emblemático: “guarantee that the next revolution in manufacturing is Made in America”, es decir, que la pròxima revolución en fabricación lleve el sello de Hecho en América.

Aunque existen muchas discusiones y discrepancias sobre las bondades y maldades, sobre las ventajas e inconvenientes, sobre lo que funciona y lo que no; la realidad es que ya se han puesto los recursos para poner en marcha el Instituto Nacional de Innovación en Fabricación Aditiva (National Additive Manufacturing Innovation Institute) y que se pretende desarrollar hasta 15 centros de referencia en tecnologías de fabricación.

Quizás esta tecnología al final no consiga ser el paradigma que se pretende, pero la motivación para conseguir que la próxima revolución en fabricación sea creada y desarrollada por los EE.UU. de América, generará en ese país un espíritu de ilusión empresarial basado en la fabricación local, y como consecuencia un incremento de puestos de trabajo relacionados directa o indirectamente con las nuevas plantas que se construyan.

La recuperación de las políticas industriales de instalar los centros de fabricación en el propio país, cosa que Alemania ha mantenido siempre, supone el reconocimiento implícito del fracaso de las políticas de deslocalización que bajo una errónea visión de reducción de costes se han fomentado en las últimas décadas.

Y quiero acabar volviendo a exponer, el que en mi opinión es, uno de los objetivos de política industrial más importantes de las últimas décadas: “garantizar que la próxima revolución en fabricación sea hecha en América

¿Sería posible por aquí una declaración de objetivos industriales tan clara como está?

 

No Responses

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.