Una innovación es radical porque se optó por asumir un mayor riesgo.

La innovación no es fruto de una sola idea. Este es uno de los mensajes más importantes a tener en cuenta cuando se pretende innovar.

Para desarrollar innovaciones hay que tener diferentes opciones porque si solo nos basamos en una puede ocurrir que ésta no funcione, o que los costes para desarrollarla no sean asumibles (o no sean recuperables), o que el coste final de la solución sea difícilmente aceptado por el mercado.

Cuando es necesario exponer ante la Dirección de la empresa para que concedan los recursos necesarios para llevar a cabo proyectos de innovación lo más conveniente es plantear diversas alternativas; si solo planteamos una nos podemos encontrar con que la respuesta sea negativa y por tanto no se desarrolle el proyecto.

Por este motivo el uso de una metodología como el A3-Systematic Innovation Report permite que queden explicitadas diversas opciones para desarrollar una innovación y que cuando se presente ante los responsables de asignas recursos, estos puedan decidirse por alguna de ellas porque pueden escoger.

En los proyectos en los que la incertidumbre sobre si la posible solución funcionará sea elevada es conveniente, e incluso diría obligatorio, desarrollar dos alternativas en paralelo. Aunque esto pueda suponer un sobrecoste, en el más que probable caso que una de las dos no funciones aún podemos continuar el proyecto con la otra. Si en cambio nos decidimos por desarrollar solo una, si al cabo de varios meses (o años) resulta que no funciona y entonces nos decidimos a empezar a trabajar con la otra puede ocurrir que lleguemos tarde al mercado.

La innovación no es una ciencia exacta, es una gestión de incertidumbres y de riesgos. Y bajo esta premisa es por lo que hemos de tener como mínimo un plan B.

radical innovationOtro de los motivos para desarrollar varias soluciones en paralelo es que de esta forma los proyectos se inician antes, porque cuando una empresa solo quiere desarrollar una solución a menudo dedica demasiado tiempo a decidir cuál es la óptima porque “se lo juega todo en ella”.

Pero además esta estrategia de actuación conlleva que se intente minimizar la probabilidad de fracaso, con lo que se opta por la solución menos revolucionaria, con la que supone un riesgo menor.

Una innovación será más radical o rupturista, cuanto mayor haya sido el riesgo tomado para llevarla a cabo.


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies