La pasión por innovar,…mejor si se remunera.

En diversos foros y conferencias en los que he asistido he planteado la cuestión de la remuneración de los innovadores. Considero que la innovación no será realmente importante que mientras no se le de valor, es decir, que se recompense a los creadores de innovaciones, especialmente los que trabajan por cuenta ajena.

Suelo usar la comparación entre un equipo de fútbol, y un equipo de profesionales. Mientras que en el primer caso se acepta que un delantero con talento pueda cobrar mucho más que un defensa o un portero, si preguntamos porque no puede ser lo mismo en “equipos de innovación” la respuesta es que no se pueden hacer diferencias ya que se producirían conflictos. Lo cual nos hace entender que no se quiere reconocer, ni valorar, el talento.

Otra respuesta es que “para innovar hay que tener pasión“. ¡Si, vale!, pero lo que ocurre es que “a mi me apasiona el cine y trabajo en el sector químico”. Es cierto que una minoría puede tener pasión por lo que hace y no le importa la remuneración, pero la mayoría trabaja por dinero; además, según la RAE, trabajo es una ocupación retribuida.

También escucho de forma reiterada que “no hay innovaciones”, que “el personal no innova lo suficiente”; pero no se cuestionan si el sistema de reconocimiento de los innovadores es el adecuado.

Creo que debe producirse un cambio en la valoración de la innovación y ello ha de llevar a un cambio de paradigma en la forma en que las empresas retribuyen a los innovadores.

¡Ojo!, no hablo de retribución fija sino de un variable en función de unos beneficios, o un Royalty sobre las ventas consecuencia de las innovaciones, o … (innovemos en la forma).

Un ejemplo son las franquicias que pagan Royalties al franquiciador (“el creador de la idea innovadora”).

Volveré sobre ello, ya que creo es importante.

 

Nota: Post originalemente escrito en http://elingenierodeinnovacion.blogspot.com/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.